EXPOSICIONES

Anhelo un bosque, anhelo del alba, anhelo de Tatiana Arocha

Oct / 17 / 19

8:00 AM

Aurora Espacio de Artes (Carrera 27 No. 84-41)

Precio: Gratuito

Tatiana habla de que una fuerza modeladora de su obra fueron los recuerdos de los claros que a punta de motosierra le habían abierto a la exuberante selva chocoana. Los veía desde el avión en el cual viajábamos en enero de 1994 hacia el Parque Natural Nacional de Utría. Para ella era inconcebible que la gente se atreviera a perturbar semejante infinitud de verdes y especies vivas. Sin embargo, a esa sensibilidad ya la habían abonado dos excursiones al Vichada, cuando ella y otros niños de su edad espontáneamente se propusieron recoger muestras de vegetación: la primera, tuvo lugar entre el 28 de diciembre de 1984 y el 4 de enero de 1985, cuando acampamos en caño Tiro, no lejos del río Orinoco, y la segunda en la semana santa de 1985. Entonces, armamos las carpas en la ecoaldea de Gaviotas. Las películas sobre ambos viajes la muestran deteniéndose frente a cada ramita que recoge. La toca, la huele, la mira con despacio, anota dónde la encontró, la mete entre periódicos y la lleva a una prensa artesanal que montó con sus compañeros de colegio.

La ternura que expresa frente a ramitas y tallos acopiados anticipa la añoranza contenida en su obra por una naturaleza que cada día ponemos en mayor riesgo. Hace pública la nostalgia palpitante que compartimos muchos colombianos a quienes nos violentan los obstáculos hallados para movilizarnos por esos paisajes únicos, los cuales se esfuman contra nuestra voluntad. Así, termina por ofrecer una voz pública en contra de las restricciones que la violencia le impone a nuestra movilidad. Entonces, se trata de una obra con dos propósitos, el de la conversación con la naturaleza y el de la evocación por no poderla abarcar como cuando los colombianos disfrutábamos de nuestras libertades de movilidad y deleite ambiental.