Mar / 15 / 19

ARTISTAS

Decepciones en San Felipe

Texto por Daniela Corredor

El 28 de febrero, a mis 21 años fue la primera noche de galerías que tuve en mi vida. Sí, lo sé, es demasiado triste, debí haber ido antes. Aquí tuve mi primera decepción, sentimiento que se volvería recurrente durante la noche.

 

Foto: Ana Peñuela

Por ejemplo, al llegar a la primera galería y ver las obras me hice el siguiente interrogante:

¿Qué parámetros debe tener una obra para llamarse arte?»

Ya que el arte puede ser subjetivo, el significado y las sensaciones para cada persona puede variar, llegué a la siguiente conclusión:

aquella obra debe crear una emoción o sentimiento en mi misma”.

Así es que la segunda decepción fue con respecto a esta idea propia. No todas las obras me hacían sentir o pensar en algo, y no es que las obras tengan la obligación de hacerlo, pero con algunas el sentimiento fue algo parecido al vacío, algunas ni siquiera lograban interactuar con sus visitantes.  Lo que me lleva a la tercera y más fuerte decepción.

Las personas que asisten a las galerías a “apreciar y valorar el arte”. Esta afirmación la señalo entre comillas puesto que observé un conjunto mayoritario de personas en las galerías, que apenas si rozaban las obras con sus ojos, sin detallarlas ni buscar un poco más allá de la superficie.

 

 

Foto: Stefany Bautista

La decepción número dos tal vez sea una de las razones por la que esto les pasó a aquellas personas que observé perdidas frente a las obras. Esto lo noté en los 9 o 10 lugares que visité. Las personas que iban en grupo se encontraban tan distraídas que no se fijaban explícitamente en el arte, se notaba que su atención la tenían sus amigos, puesto que la finalidad de la noche para estas personas era  socializar. Otras personas se lucían tomando fotos o estaban pendientes de sus celulares, pero muy pocas estaban centradas en el arte.

Foto: Stefany Bautista

La conclusión de esa noche fue que debo ser de esa minoría que asiste a las galerías por la razón correcta, el arte. De esta manera, no habrá decepción.

Posdáta: Obviamente no todo fue malo, hubo obras que marcaron mi primera experiencia en galerías de arte, porque me trasportaron a un mundo lleno de admiración por estos artistas colombianos.

Foto: Ana Peñuela

 

Posts Relacionados

Artistas, Blogueros
post

Abr / 04 / 19

El colorido de Green Amarilla

Para empezar este primer “Retrato de Artistas”, me encuentro con Maria Paula, artista urbana bogotana conocida como Green Amarilla. Con un estilo único, las obras de…

Artistas, Blogueros
post

Abr / 03 / 19

En Bogotá y Caracas, dicen las paredes

Por Santiago Páez Giraldo  Hoy me encontré con una ‘Carta a Caracas’ de ‘Los hijos del desastre’, un grupo de artistas urbanos que…